Compartir este post

Blogs / Educación inclusiva / Innovación / Novedades / Nuevo paradigma educativo / Transformación educativa / Transformación social

El acompañamiento educativo en Fundación Pinardi

El acompañamiento educativo en Fundación Pinardi

Clave de partida: El ambiente educativo y de familia

Sabemos que San Juan Bosco no fue un teórico  de  la  educación, sino una persona con una intuición educativa extraordinariamente original que supo llevar a la vida real con una habilidad admirable y con una eficacia tal  que, siglo y medio después, sigue siendo  un  modelo educativo de referencia.

Ambiente educativo

Un ambiente que eduque fue y sigue siendo  el  marco  global en el que se desarrolla su estrategia educativa.  Cuidar un ambiente que de manera natural  transmita valores. Es el cimiento sobre el que construir todo lo demás.

Espíritu de familia

Intentando imitar lo que vivió en su propia familia, Don Bosco quiso trasladar ese espíritu  de Familia a su día a día. La convivencia entre los educadores/as y los destinatarios de su trabajo debía parecerse a la que existía entre padres, madres  y sus hijos.

El acompañamiento en Pinardi se fundamenta en este “círculo exterior” que llamamos “ambiente”, “espíritu de familia” que sirve de sustrato para el encuentro personal .

Consideramos que, sin cuidar un ambiente educativo, sin que exista un ambiente de familia, el aprendizaje significativo no va a ser real.

Cuando un educador/a se beneficia de este ambiente, y “siente” que los jóvenes y adultos le entregan su confianza, cuando  más  allá de lo planificado “sienten” que abren su corazón para dejarse  ayudar  entonces,  el proceso de crecimiento está asegurado.

Acompañar ¿cómo?,   ¿hacia  dónde?…

Un punto fijo: Gotthold Ephraim Lessing decía: “El hombre más lento, que no pierde de vista el fin, va siempre más veloz que el que vaya sin perseguir un punto fijo”.  Todas las personas necesitan encontrar ese punto fijo en la vida que les sirva de orientación en su día a día.

Un  punto fijo donde cabe lo profesional, lo afectivo,  lo  social,  lo  ético  y  lo  religioso. Sin un punto fijo en la vida hay peligro cierto de dar tumbos de un lado para otro, siguiendo un camino que  no lleve a ninguna parte.  Acompañar es ayudar a definir ese punto fijo. Es, por tanto, el mayor servicio que podemos hacer.

Acompañar debe ayudar en esta tarea de encontrar el punto fijo de cada uno, estar cercano mientras se dan los  primeros pasos, de resolver las primeras dudas y ayudar a salir de los primeros charcos… Pero el camino lo hace cada uno

El encuentro personal

La fuerza del encuentro personal: Es la herramienta básica para el acompañamiento, tanto para el conocimiento de la persona como para la intervención posterior. El encuentro ofrece a la persona la oportunidad de expresar todo lo que quiera, participar en una situación interpersonal y de ser observada, permite obtener mucha información objetiva. Hay que tener preparación para saber qué es lo que se tiene que decir y cuándo.

El contexto:  El encuentro requiere su preparación: disponerse interiormente a acompañar, lograr una serenidad interior que nos ayude a entrar en el misterio de la persona, desprenderse de ideas y prejuicios respecto a la persona

Estructura del encuentro personal. El encuentro se compone fundamentalmente de 3 momentos:

  • La acogida, momento crucial para ganarse la confianza de la persona que solicita acompañamiento.
  • El desarrollo, el hilo conductor de este momento debería partir del propio acompañado, de su propio Proyecto personal, de la problemática que quiera resaltar.
  • Finalización, invitar a la persona acompañada a que realice un breve resumen de lo tratado, la idea clave que se lleva. Establecer la dinámica de trabajo siguiente.

Aprender de la persona acompañada. Las personas acompañadas son los grandes maestros.  Ellos son los que nos llenan la vida y nos recargan la ilusión; ellos son el motivo de nuestras preocupaciones, del tiempo dedicado a pensar cómo ayudarles mejor… y también son riqueza cuando se les escucha, escuela donde aprender… Sentir esto es garantizarse recargas periódicas en la batería personal, y motivo de agradecimiento permanente.

 

Compartir este post

1 comentario

  1. Acompañar , el término me gusta y lo intento usar desde hace algún tiempo , hacerlo vida. lo percibo como la posibilidad de brindarte hacia la otras persona , ofrecer lo que necesite, tener claro que ella es experta en su vida , en su trabajo, en su historia y que ahí estas, ofreciendo tus saberes , los que requiera, y quiera tomar.

Deja un comentario