Compartir este post

Blogs / Educación inclusiva / Educación intercultural / Novedades / Procesos de enseñanza-aprendizaje / Transformación social

La alfabetización como herramienta para la inserción intercultural

Interculturalidad

Cómo será la relación de los inmigrantes con España y sus costumbres es una pregunta clave para pensar el futuro del país en tiempos de inmigración de masas.

Introducción

De acuerdo con las últimas cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), 10,81 por cada mil personas llegaron como inmigrantes a Cataluña, frente a 7,66 por cada mil habitantes que lo hicieron al conjunto de España. Son centenas de miles de personas viviendo sin papeles y sin conexión cultural con España o Cataluña, generando una situación de emergencia social real.

InmigraciónDesde la ley de extranjería ya se están pensando cambios para regularizar a los jóvenes que necesitan papeles para trabajar e involucrarse en la sociedad receptora. Pero si, por un lado, esto hace frente a un problema material urgente, por otro, no soluciona una preocupación creciente: ¿Cuál será la relación de esas personas, de cultura tan distinta, con España y sus costumbres?

Desde las teorías sobre aculturación, se ha descubierto que el modelo de doble identidad es el que genera las relaciones más positivas en la recepción reciente de una minoría étnica (Guerra et al, 2010). Eso es, generar que el inmigrante se identifique dualmente con su cultura de origen y con la cultura receptora, y que el país receptor identifique al inmigrante como alguien que pertenece a las dos identidades.

A partir de esos descubrimientos, se puede crear un protocolo de primera acogida a los inmigrantes que genere exactamente la doble identidad. Los cursos de español y catalán, ofrecidos por los ayuntamientos e instituciones diversas por España a los recién llegados, tienen una oportunidad clave para responder a la emergencia social con un enfoque intercultural a la alfabetización en lengua local.

ObjetivoEl objetivo de este artículo es presentar una reflexión teórica sobre alfabetización e interculturalidad y proponer un nuevo enfoque técnico para la oferta de talleres de lengua local en primera acogida de inmigrantes.

Cuando los inmigrantes llegan al país receptor, tenemos dos grupos distintos con los que trabajar: los inmigrantes mismos y su adaptación al nuevo mundo, y los nativos y su recepción a los nuevos vecinos. Ambos grupos están llenos de miedos y miran desde la amenaza: el primero quiere aprender qué hacer para ser aceptado y el segundo no quiere perder su cultura y su condición material.

Los cursos de lengua local para inmigrantes son uno de los primeros protocolos de acogida y, por lo tanto, son una oportunidad perfecta para empezar a trabajar todas las relaciones que se generan a partir de la inmigración. Es una oportunidad para trabajar directamente con los dos grupos involucrados de manera tal que se puede mediar una relación de respeto propio y mutuo.

Nuestra propuesta, así, es la de abrir las puertas del taller a la sociedad, dividiéndolo en dos etapas:

  • Una directamente con profesores de lengua que trabajan desde una perspectiva del empoderamiento.
  • La otra de uso real de la lengua entre las personas del territorio y los inmigrantes.

Para los profesores, proponemos una adaptación del método de Paulo Freire. Para las relaciones, proponemos una mirada desde la psicología y las teorías de interculturalidad.

Una propuesta práctica y crítica de alfabetización

Paulo Freire trabajó con pueblos oprimidos en Brasil, alfabetizándolos para que tuvieran mejores oportunidades en la sociedad hegemónica. Él nos ofrece una perspectiva crítica y empoderadora para la educación. Desarrolló un método de alfabetización de adultos que puede ser perfectamente adaptado para el trabajo con los inmigrantes. Ese método trabaja con la enseñanza de la lengua contextualizada y a partir de conversaciones sobre la realidad de los alumnos.

etapas

Podemos separar el método en 4 etapas:

  1. La investigación de palabras generadoras (a partir de las cuales empezaremos a trabajar).
  2. La creación de fichas de estudios a partir de ellas.
  3. La división de las palabras en los fonemas.
  4. La creación de nuevas palabras a partir de los fonemas escritos.

En el caso de los inmigrantes, no podemos partir de las palabras más importantes de la comunidad, porque estamos trabajando con la enseñanza de una lengua. Así, debemos partir de las palabras ya conocidas por los alumnos y de aquellas que se considera importante que aprendan. La elección de palabras generadoras se debe tener siempre en consideración: su riqueza fonética, las dificultades fonéticas de la lengua y la densidad pragmática del sentido de esas palabras.

Elijamos, por lo tanto palabras, como se ha hecho en una experiencia en favelas brasileñas, que tiene relación con la existencia misma: sobre vivienda, alimentación, vestuario, salud, educación, trabajo. Palabras como: trabajar, entrevista, aprender, leer, piso, cocina, rodilla, barriga, leche, hambre, plato, tenedor, cuchara, arroz, pan, silla, cuaderno, hospital, gracias.

El trabajo en la alfabetización de Freire no es solo sobre escribir, sino sobre comprender el mundo.

Y si queremos que el inmigrante pueda comprender su nuevo mundo, tenemos que considerar que los artículos y flexiones de verbos son menos importantes que la habilidad de hablar sobre las necesidades básicas de uno, que incluyen la cultura y las emociones. Por lo tanto, es preciso que en clases de lengua para inmigrantes pasemos más tiempo hablando sobre cómo se busca trabajo en España y las costumbres en cuanto a toques y miradas, y menos en prácticas de letra cursiva.

Interacciones interculturales

Pero si hay un grupo de personas idóneo para enseñar la cultura local a los nuevos llegados son los locales. No solo nos referimos a los profesores en una relación forjada con una institución, sino a las personas del territorio. Involucrarles en la acogida directa es una manera de estructurar el primer contacto de una manera que sabemos es saludable.

estudiosHace décadas, desde la psicología se realizaron diversos experimentos y se crearon teorías para descubrir cuál es la estructura de contacto entre personas de distintos grupos socio-culturales que genera las mejores relaciones. Estudios más recientes demuestran que la respuesta pasa por una análisis funcional y del contexto cultural: en los países con menos experiencia en recibir inmigración, la mayoría nativa tiene preferencias de estructuración distintas de aquellas de países de larga historia intercultural (Rebelo, Guerra, & Monteiro, 2005 apud Guerra et al, 2010, p. 446). Los americanos, por ejemplo, prefieren que los africanos-americanos se presenten solo como americanos, mientras que los portugueses prefieren que los africanos no mezclen totalmente las dos culturas.

En países de inmigración más reciente, como Portugal (y España, el país que vamos a analizar en ese artículo), la mayoría nativa se siente más cómoda con inmigrantes que se presentan con una doble identidad, por ejemplo, de africanos-portugueses o marroquí-españoles (Guerra et al, 2010, p. 447). Eso es debido a que esa categorización disminuye la percepción de una amenaza de identidad (Guerra et al, 2010, p. 447).

De hecho, el modelo de contacto intergrupal (Brown & Hewstone, 2005; ver también Hewstone & Brown, 1986) propone que las relaciones intergrupales serán más armoniosas cuando las identidades grupales permanecen mutuamente diferenciadas en el contexto de una interacción de cooperación intergrupal.

Además, el modelo de contacto intergrupal propone que las actitudes intergrupales se generalizan de manera más efectiva cuando la identidad original del grupo externo sigue siendo relevante y cuando el contacto involucra a miembros típicos del grupo externo. Por lo tanto, una identidad dual, que mantiene esta asociación, puede promover más eficazmente la generalización.(Guerra et al, 2010, p. 447)

La lengua es para comunicarse

languageUna segunda etapa del taller entonces puede ser usar la lengua con la gente local, aprendiendo sobre las costumbres locales. Más allá de las relaciones artificiales de un taller, podemos utilizar el tiempo y la necesidad de las personas para combinar aprendizajes significativos.

Nuestra sugerencia sería entonces la de hacer un voluntariado en un centro de gente mayor, en el que los residentes enseñarían a los alumnos las costumbres locales. Se plantearía una conversación sobre los temas generados en clase y, cuando fuera posible, una acción relacionada. Después de clase con palabras sobre ropa, se podrían plantear conversaciones sobre las costumbres de los dos países. Después de conversaciones sobre alimentación, se podría hacer un taller de cocina con comidas locales.

En encuentros como esos, generamos relaciones más significativas entre los dos grupos involucrados en la inmigración. Los inmigrantes adoptan el lugar de alumnos de los locales, al mismo tiempo hablando del suyo y demostrando el proceso de adquisición de la doble identidad. Los locales, a su vez, tienen la oportunidad de conocer personas reales y no solo estereotipos de inmigrantes, de mirarlas como voluntarias en una institución local, y de ayudarlas en ese proceso de adquisición de una nueva parte de su identidad.

Conclusiones

ConclusionesCómo será la relación de los inmigrantes, de cultura tan distinta, con España y sus costumbres, es una pregunta clave para pensar el futuro del país en tiempos de inmigración de masas. Podemos ampliar la cultura de acogida y bienestar social del país o generar una crisis social. Debemos aprovechar los protocolos de acogida que ya existen para hacer frente a la emergencia cultural.

A partir de las teorías ya existentes sobre alfabetización empoderadora, psicología de la asimilación e interculturalidad, podemos expandir la acción educativa de los protocolos de acogida. Enseñemos castellano desde el contexto, generando relaciones saludables entre los inmigrantes y los locales.

Compartir este post

Deja un comentario