Compartir este post

Blogs / Novedades / Políticas públicas / Transformación educativa

La educación en América Latina: Retos y Desafíos

La educación en América Latina: Retos y Desafíos

De acuerdo con los datos presentados por del Instituto de Estadística de la Unesco (2017) para el 2030, América Latina tendrá un 96.6% de cobertura en educación primaria; y para el 2042, se proyecta que la cobertura sea universal en este nivel. En cuanto a educación media o secundaria, para el 2030, se espera que la región tenga un 90% de cobertura y en el 2066 sea total. Por último, en educación media superior, la cobertura será de un 72.7% en el 2030, y se proyecta que la cobertura será universal para 2095 en la región. En cuanto al tema de docentes, en la región de América Latina y el Caribe, solo el 85% de los maestros de primaria tienen formación.
Ante estas cifras y haciendo un recorrido por los últimos 20 años de las políticas educativas de nuestros países al parecer el tema de cobertura y formación vamos cerrando las brechas. Pero en la percepción del ciudadano de nuestros países parece ser unas cifras frías y duras que no son la realidad que viven, pues el avance es muy lento dado que uno de los medidores que todo el tiempo ponemos como ejemplo son: las pruebas PISA, TRECE o las pruebas internas que cada país desarrolla, así como la inversión en el educación, que el promedio en la región alcanza entre el 4.2% al 5.2% del PBI, no muy lejano al promedio que se da en los países OCDE.
Ahora bien, ¿Por dónde debemos ir entonces? Si bien es cierto que cada país tiene su propia problemática económica, cultural, geográfica, entre otras. Hay puntos comunes que como región estamos teniendo como agenda aún pendiente, y lo cual puede ser un punto de encuentro desde lo ya recorrido para seguir mejorando.
En primer lugar, La gestión sigue siendo un problema no resuelto en líneas generales, la gestión de las escuelas, de las redes educativas; así como a nivel territorial. En ello tenemos países que han venido trabajando mucho más como Colombia o México. Pero en la formación de los cuadros para ese trabajo aún estamos muy lejos a los estándares deseados, si es que tenemos estándares, donde se mezclan la gestión y la formación en políticas educativas. Este es un punto que como países podemos trabajar conjuntamente, dado que de este rubro saldrán los próximos tomadores de decisiones de las políticas educativas de cada uno de nuestros países. Ante ello, con un préstamo de un organismo internacional o una donación ¿No podremos hacer un primer programa latinoamericano que implique la aplicación de lo aprendido en temas de formación de mandos medios?
En segundo lugar, La formación docente en definitiva uno de los rubros donde más se invierte en el sector, en nuestros países tanto en la formación inicial, así como la formación en servicio. Todos los países tenemos excelentes experiencias pero que muchas veces quedan en ello. Ante ello porque no elaborar un observatorio sobre la formación docente en nuestros países de tal modo que nos sirva como referencia de lo que funciona y lo que no, para ahorrar el costo de hacer tanto diagnóstico que al final queda solo en papel, y así ir directo a la acción que nuestros maestros necesitan y por consecuencia nuestros alumnos.
Estas son dos ideas que dejo, pues de ellas y otros componentes se pueden hacer muchas cosas más por el sector. Ahora bien, como reflexión final es importante ver las políticas, los programas y la misma educación desde lo que tenemos no desde lo que nos falta, pues el simple hecho de verlo positivamente ya es un cambio de perspectiva. La agenda está abierta, la historia está para escribirla, ¿Nos animamos?

Compartir este post

1 comentario

  1. Uno de los principales temas como bien dices , es el establecer una agenda común latinoamericana en donde la gestión de las escuelas sea uno de los mas importantes así como el liderazgo concebido desde un paradigma distinto al que se ha venido gestando.

Deja un comentario