Compartir este post

Blogs / Transformación educativa

La escuela, un sistema que se transforma

La escuela, un sistema que se transforma

En esta época de cambios políticos, nuevos liderazgos y nuevos rumbos, la educación permanece como un pilar fundamental en el desarrollo

y el futuro de una nación. Y en el centro: la escuela, donde se materializan los actos educativos y cobran sentido las políticas públicas.

 

Los datos hablan

Si queremos que niñas y niños desarrollen al máximo sus capacidades y se constituyan como ciudadanos comprometidos consigo mismos y con su entorno natural y social, será necesario que la escuela ocupe este lugar central y genere espacios donde se vivan estas aspiraciones entre todos sus miembros y en todos sus procesos. No sorprende que los resultados de la prueba Planea1 en México muestren que en las escuelas donde se promueve un ambiente de participación y respeto los resultados sean hasta 30 % más altos.

La escuela se puede entender como un sistema dinámico en el cual alumnos, maestros, directivos, personal de apoyo y familias se relacionan entre sí mediante procesos de participación, dentro del espacio escolar. A su vez, la escuela está inmersa en un entorno inmediato de comunidad y un contexto más amplio con el que se relaciona y que, igualmente, influye en lo que la escuela puede o no ser.

Sistema Escuela

Sistema Escuela

Modelo de Escuela Integral

Si incidimos en algún elemento del sistema, todo ello se reconfigura. Entender esto nos ha permitido en Proeducación2 desarrollar un modelo de acompañamiento y fortalecimiento centrado en las relaciones y los procesos de participación que las propician, donde los protagonistas son los actores escolares.

Estamos convencidos que las escuelas pueden transformarse a través de la reorganización y fortalecimiento de sus procesos de participación. La escuela que imaginamos y que queremos ver en nuestro país requiere de maestros facilitadores, directores líderes y padres de familia aliados, que acompañen a los alumnos en la construcción de aprendizajes, con la colaboración de otros actores y sectores de la sociedad.

Estas dinámicas de colaboración y confianza, de reconocimiento de los otros como actores educativos, no se pueden detonar con la sola oferta de servicios de formación o la mejora a la infraestructura escolar. Se requiere tiempo, presencia, y un cambio en la visión de la escuela y de las relaciones entre quienes en ella participan.

Con esta visión sistémica hemos diseñado el Modelo Escuela Integral desde el cual impulsamos cuatro estrategias clave y las acercamos a las escuelas a través de ocho líneas de acción:

  1. Acompañamiento continuo. Creamos un vínculo de colaboración y confianza a partir de observar y escuchar necesidades, promover conversaciones y participar en los proyectos de la escuela. Impulsamos la participación corresponsable entre padres y maestros en beneficio de los alumnos.
  2. Formación para el desarrollo de capacidades. Integramos ocho líneas de acción con programas para alumnos, maestros, personal de apoyo, directores y padres de familia que promueven la colaboración, el trabajo en equipo, la relación con el entorno y el mejoramiento de los espacios escolares.
  3. Evaluación positiva. A partir de un diagnóstico participativo y una evaluación anual de resultados, identificamos avances y logros para identificar desde ahí la toma de decisiones para la mejora.
  4. Alianzas estratégicas. Establecemos alianzas con especialistas en contenidos y metodologías; con empresas, donantes y otras instituciones filantrópicas, y con las autoridades educativas a nivel local, estatal y federal.
Modelo Proed

Modelo Escuela Integral

Nuestro modelo es también dinámico y se retroalimenta de los diferentes actores que en él participan y del propio sistema escuela. Si queremos ocuparnos de impulsar un cambio afuera, necesariamente nos abrimos a un cambio dentro. Maestros, directores, padres de familia, alumnos, especialistas, autoridades, donantes, personal de campo y personal administrativo, todos contribuimos en la construcción de esta propuesta.

En una próxima entrega compartiré con ustedes algunos de los logros y aprendizajes que hemos tenido a lo largo de este camino.

(1) INEE (2018). Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (Planea). Documento rector. México: INEE. Prueba aplicada a alumnos de 6° grado de primaria.

(2) Desde 2010 encabezo la dirección de desarrollo educativo en Proeducación, IAP, con el propósito de contribuir a mejorar la calidad de la educación en México, desde el acompañamiento a escuelas primarias públicas. Actualmente acompañamos a 60 primarias públicas.

Compartir este post

1 comentario

  1. Felicidades Mercedes!
    Gracias por compartir, muy interesante

Deja un comentario